Buscar este blog

miércoles, 20 de abril de 2016

«¿Puede una madre olvidarse de su hijo, no conmoverse por el hijo de sus entrañas?...» Y si ese hijo está, además, gravemente enfermo, ¿cómo será esa compasión? La Santa Madre Iglesia, que aborrece el pecado y la terrible malicia que en él se descubre con la luz de Dios, ama tierna y maternalmente a cada pecador. Con la misma Sabiduría del Padre conoce y penetra cómo y para qué lo creó Dios y, por eso, con el mismo Espíritu Santo lo ama y lo busca para que no se pierda para siempre. Las entrañas misericordiosas de la Iglesia son la misma Misericordia de Dios. ¡Qué bella y profundamente lo desgrana la Madre Trinidad en este tema!

http://workofthechurch.org/zonap/?p=6151

No hay comentarios:

Publicar un comentario